30 marzo, 2013

Paseando entre frambuesas



Ahora estamos en una cabaña del barrio “La Cascada” (En las primeras casas que se observan al llegar desde Zapala a San Martín de los Andes). Hoy hicimos una larga caminata por una zona medio de campo, en donde los colores otoñales salpican cada árbol y planta, y en donde la brisa derriba delicadamente las hojas para que así estas cumplan su ciclo.  En una tranquera de este largo camino un cartel anunciaba la venta de dulces y frutas finas.

 Así entramos a la chacra “La constancia”, un lugar en donde se cultivan frambuesas, moras, grosellas, cerezas, entre muchas otras frutas. En la entrada, a la derecha, se podía ver la plantación de frambuesas, con frutos a punto de estar lo suficientemente maduros para ser comercializados.

Allí conocimos al dueño, que amablemente nos invitó a probar algunas frambuesas ¡Qué buen ofrecimiento! Las frambuesas recién sacadas de la planta tienen un sabor muy especial, y es hermoso caminar por entre las plantas eligiendo todo fruto que nos tiente. Luego seguimos caminando hacia el puesto de venta, donde compramos dulces caseros, y al costado del camino pudimos observar las demás plantaciones. El dulce de frambuesas de “La constancia” es tan rico, que en un día ya comimos medio frasco. Luego compramos varios más para llevarnos, al menos, un recuerdo de tan bello lugar.

Cuando comenzamos a volver a la cabaña, se oyeron fuertes rayos, y vimos unas oscuras nubes sobre las montañas amenazando con darnos una tarde lluviosa. A los pocos minutos de llegar a la cabaña, la tormenta se desató. Las tardes lluviosas me parecen ideales para mirar películas, por lo que busqué en la tele alguna. Increíblemente encontré una de mis películas favoritas: “Tienes un e-mail” (clic aquí para ver la sinopsis) Luego encontré otra película que nunca antes había visto, pero que me pareció prometedora, “Jamás besada”, ¡Y me encantó! Algún día voy a hacer una lista con las mejores películas para un día de lluvia,  ya se me vienen a la mente varias.

Por suerte habíamos realizado la caminata al mediodía, porque la tarde lluviosa nos obligó a quedarnos dentro. Siento que hace meses estoy de vacaciones,  porque cada día conocemos un lugar nuevo, o el destino nos sorprende. Esta semana fuimos a una heladería en la que con tu compra participabas de un sorteo por un huevo de pascua gigante, yo estaba segura de que ganaría ¿Ya lo habrán sorteado? No,no lo creo, porque aún no me llegó ningún llamado...

Catty

1 comentario:

  1. Hermosa historia!!! Te transmite mucho la forma en que escribís. Me encantó! Besoss

    ResponderEliminar